Alcanza unos 300-400 mm, aunque pueden incluso superar estos tamaños. Cuerpo de color verdoso, comprimido lateralmente y con una aleta dorsal muy desarrollada y dividida en dos partes diferentes: la anterior con radios espinosos y la posterior con radios blandos. Boca bastante grande y con dientes en las mandíbulas y en la lengua. El opérculo termina en una fuerte espina. Tiene entre 60 y 68 escamas en la línea lateral.

Pez sedentario que muestra preferencia por aguas relativamente cálidas, con vegetación abundante y escasa corriente. La puesta tiene lugar entre finales de la primavera y principios del verano, eligiendo zonas poco profundas, ricas en vegetación, con fondo arenoso o de grava. Los machos excavan un pequeño agujero que defienden hasta después de la eclosión. Cada hembra puede poner hasta 10.000-11.000 huevos. Tiene una dieta compuesta por invertebrados, anfibios y peces, más ictiófaga a medida que alcanza tamaños mayores, si bien no desdeña otros vertebrados ribereños (algunos micromamíferos y reptiles).

Nativo del Este y Sur de los Estados Unidos y del Norte de Méjico, ha sido introducido (dado su interés como pez deportivo) en más de cincuenta países de todos los continentes. 

Introducido en España desde 1955 con fines deportivos, se ha aclimatado bien en la mayoría de los embalses y tramos lentos de nuestros ríos más caudalosos, quedando únicamente excluido de la parte noroccidental de la Península Ibérica.

Especie muy voraz, muy extendida por gran parte de las áreas embalsadas y aguas lénticas de las cuencas fluviales, con gran impacto sobre el hábitat acuático debido a su efecto devastador en muchos casos sobre las poblaciones de peces autóctonas, llegando a producir extinciones locales de éstas.

Su pesca

La pesca más habitual es la del lance ligero. Ataca todo lo que se mueve en el agua, aunque esto no quiere decir que su captura sea sencilla. Para tentarlo, se pueden utilizar infinidad de cebos y señuelos, de las más variadas formas y colores: cucharillas, plugs, poppers, jigs, pork chunk, bugs, vinilos, etc.; también podemos utilizar peces vivos, lombrices de tierra y grillos. Es muy caprichoso y de carácter cambiante, deberemos armarnos de paciencia y, a veces, cambiar continuamente de señuelo y técnica hasta dar con la forma de excitarlos lo suficiente para provocar su ataque.

Gana adeptos día a día, creándose clubs dedicados exclusivamente a su pesca. Se celebran campeonatos en la mayoría de los embalses y en España disponemos de expertos pescadores

Pin It on Pinterest

COMPARTELO EN TUS REDES SOCIALES

Gracias por compartirlo con tus amigos

0